Amor y Dulzura, Fuerza y Coraje.

Y de pronto abrí los ojos y no te reconocí, pero recordaba tu corazón, la calidez de tu alma la paz de tu mirada, de pronto olvide tu nombre pero el sonido de tu voz fue la melodía que me hizo despertar, y fue la noche mas larga de mi vida, donde no llego la luz del día; pero tu sostienes mi mano y me guías, y en esta oscuridad caminas junto a mi.
Donde yo no veía color tu pintaste garabatos para mi, y donde había lagrimas sonreíste por mi, cuando me invadió el silencio me recordaste aquella nuestra canción.
Y ese día no había vida en mi, no había imágenes en mi mente todo estaba oscuro pero con tu luz, fuiste iluminando poco a poco aquella oscuridad.
Me construiste un camino de letras por donde me invitaste a caminar y así ir recordando los momentos valiosos y verdaderos que siempre habían marcado mi corazón , y como siempre tu delante mio como fiel caballero con su armadura y empuñando su espada me defiende de todo momento triste…


Mientras tanto mi corazón lo resguardas en tus manos cual tesoro, mientras la vida, y la luz regresan a mi.

—   Instantes de mi Alma.

A veces me canso de ser fuerte, y me vuelvo tan vulnerable y frágil que me quiebro cual cristal.
A veces mi voz y mis letras callan y es imposible que guarden mi corazón,entonces queda expuesto.
A veces el mundo aquí afuera es mas fuerte que yo, y pone a prueba mi carácter entonces me vuelvo de piedra, y de apoco de me desmorono. - No, no soy fuerte… a veces la vida me pone en frente imágenes y situaciones que no entiendo, y si las entendiera no sabría como actuar, entonces me alegro de no tener todas las respuestas, pero no soy fuerte…
A veces llega el final del día y empapelo de porqués mi habitación, y no entiendo nada, no entiendo por que las lágrimas, no entiendo por que el dolor, no entiendo porque la debilidad…


Cierro mis ojos ante todo esto y entonces recuerdo las palabras que una vez alguien me dijo:
Porque en tu debilidad te fortaleces.

—   Instantes de mi Alma.

“¿Quién soy yo para hablar de propiedades? No poseo nada, la tierra que piso no es mía, el agua que bebo no es de mi propiedad. Si acaso todo es un reflejo de lo que llevo dentro, pero no me pertenece. Sólo hay dos cosas que poseo, el amor que doy y la voluntad que tengo. Yo soy amor y decido a quien dárselo, a cambio de nada, lo doy, lo ofrezco, lo dono. La voluntad de saber donde coloco mis pies, hacia donde dirijo mis pasos. No poseo nada, todo es fugaz, dura lo justo, lo necesario para volverse eterno. No poseo nada. Si acaso sólo tengo dos brazos, dos piernas chuecas, las venas llenas de letras y sueños lejanos. No poseo nada, no amarro, no ato. Si he de tenerte libe y sin mí, si he de ser tuya un rato, dos vidas o un instante, voy a amarte mientras seamos, mientras dure. Aprenderé de ti mientras tus pasos se topen conmigo y te contengan mis brazos… no poseo nada, sólo este amor y la voluntad de darlo.”

—   Corazón con alas de Petate, Mercedes Reyes Arteaga (via la-chica-de-adamantium)

(vía lavidaquesemefue)

(Fuente: crossshapedheart, vía slayashell)

“Mis desvelos tienen nombre, apellidos y una hermosa sonrisa.”

—   

Rod Carbajal (via loquenunca-sera)

Tú sonrisa, entre mis 9 y tus 12…

(vía versosdisonantes)

halftimeprincess:

Source
Click for more Edits

“Usted…
tan fuerte y segura
ante el mundo,
y tan frágil
en su interior.
Usted…
cuando el mundo
hiere su corazón,
su voz se transforma
en palabras,
y en un poema
esconde su corazón…
y sus manos,
volando
sobre las teclas
de su viejo piano,
lloran su dolor…
Pero usted,
es frágil,
que no débil…
y tras el desahogo
que su alma necesita,
regresa la fuerza
a su corazón…
su corazón
de guerrera…
Y usted,
vuelve a sonreír…
Por eso,
mi querida amiga,
la admiro yo…”

—   

Pierrot Javier Sf.

(via itsdeus)

(vía versosdisonantes)


Entre tu y yo…

Entre tu y yo…

(Fuente: almaciclopeo, vía loquepienselagente-noimporta)